Imprimir

Técnica

 

Máximo Castellote, autor de "Pádel, un gran deporte", es profesor de Educación Física desde 1988 y jugador profesional de pádel desde 1992. Actualmente entrena a Miguel Lamperti, Matías Díaz, Pitu Losada, Juani Mieres y Almudena Marchena. Además imparte los cursos de Monitor y Entrenador de la Asociación de Pádel Argentina (A.P.A.)

 

   

EL SAQUE

saque2Podemos considerar que un jugador es un buen sacador, “cuando tiene un alto porcentaje de primeros servicios, dominando la velocidad y los efectos, y con tan solo un pequeño movimiento de su cuerpo consigue cambiar la dirección de la bola, sorprendiendo así a su adversario”.
Es común encontrarse con jugadores que no dan importancia al servicio, realizándolo sólo como un trámite para comenzar a jugar. Esto es un error, puesto que, además de ser el único momento durante el juego en el que el jugador golpea la bola en el lugar que quiere, ya que el resto las recibe del rival, puede ayudarle, si lo entrena bien, a comenzar dominando el punto, dificultando de esta forma el quiebre por parte del adversario.
Siempre debemos tener muy en cuenta que el servicio es para empezar a jugar el punto, no para ganarlo, por lo que si conseguimos que el rival golpee desde una posición incómoda, y no logre molestarnos con su bola, habremos cumplido con nuestro objetivo. Es conveniente variar bastante el saque, para no acostumbrar al jugador que resta a golpear siempre la misma bola, pues, a la larga, le tomará el tiempo y será él quien nos sorprenda. El único caso en el que podríamos repetir el saque al mismo lugar, es cuando observamos que el adversario tiene mucha dificultad para devolverlo. El reglamento permite pegar a la pelota hasta la altura de la cintura, por lo que cuanto más alto impactemos en ella, dentro de lo permitido, más agresivo será nuestro servicio.

 

Técnica (jugador diestro)

Para realizarlo, siempre partimos en una posición de lado, preparando el golpe antes de “soltar” la bola.

01. Las piernas semi flexionadas, el brazo derecho estirado hacia atrás y la mano izquierda delante, sosteniendo la bola, conformarán la posición inicial del servicio.

02. Por su parte, la separación entre los pies nos dará el equilibrio necesario en todos los golpes;

03. Las piernas flexionadas facilitarán pasar el peso del cuerpo de atrás hacia delante, para así acompañar la bola y llegar rápido a la red;

04. Con el brazo estirado hacia atrás tendremos una buena distancia con respecto a la bola para poder darle aceleración al golpe;

05. Y la mano izquierda, que sostiene la bola delante y a nuestra derecha, nos permitirá realizar un tiro cómodo y natural.

En el caso de los jugadores iniciantes podrían comenzar sacando plano, intentando trazar una línea imaginaria entre el centro de la raqueta, la bola y el destino final de la misma, por lo que la preparación de la pala debe hacerse hacia detrás, apuntando a la pared de fondo.
Y si se trata de los más avanzados, quienes realizan su servicio cortado, difiere la preparación de la raqueta; ésta comienza el movimiento desde atrás y arriba, debiendo acelerar bastante para conseguir impactar en la parte inferior de la bola.
Si se desea variar la dirección del saque, conviene que se gire un poco el cuerpo cambiando apenas la posición de los pies, es decir, con un movimiento casi imperceptible para evitar que el rival lo detecte. Igualmente, para conseguir una cierta regularidad, es ideal soltar siempre la bola en el mismo lugar, evitando tirarla hacia abajo o hacia arriba, con el objetivo de que ésta dé siempre el mismo rebote.

  

Dirección

Si sacamos desde una posición muy abierta, podremos hacerlo con más potencia; pero estaremos limitando mucho el golpe al medio (a la T) y, al mismo tiempo, avisando al adversario hacia donde vamos a dirigir siempre la bola. Por lo tanto, lo ideal es colocarnos entre la pared y el medio de la pista, dominando así todos los ángulos y sorprendiendo con un saque en cualquier dirección.
En el caso de jugar con formación “australiana”, es decir, sin cambiar la posición con el compañero, es mejor insistir más hacia la T, obteniendo así más tiempo para llegar a la red y dificultando un poco el resto paralelo.
Normalmente, el mejor saque es el “cortado”, puesto que la pelota va a ir siempre más rasante y, con ello, se dificulta la respuesta. Sin embargo, su ejecución es compleja y requiere de una técnica más depurada.

Errores más frecuentes

  • Querer cortar demasiado la bola.
  • Soltar la bola muy atrás.
  • Golpear de abajo hacia arriba.
  • No continuar el movimiento hacia adelante.
  • Imprimirle demasiada potencia.
  • Lanzar la bola hacia arriba o hacia abajo con la mano libre

 

LA VOLEA

fotoarticulocastellote

Este golpe es uno de los más importantes del pádel, debido a la cantidad de veces que lo utilizaremos durante un partido. Presenta una gran dificultad técnica, por lo que tendremos que entrenarla bastante desde el comienzo para así evitar errores que luego se transformarán en vicios.
Al igual que en el resto de los golpes, para realizar correctamente una volea vamos a tener que partir de una buena posición de espera. De ésta manera, no sólo conseguiremos una mayor velocidad de movimiento, sino que también cubriremos mejor la red para llegar bien armados a las bolas difíciles.
Teniendo en cuenta la dirección, altura y velocidad de la bola, podríamos clasificar a la volea en tres tipos:
 

VOLEA BAJA

Realizaremos este golpe, cuando la pelota nos queda debajo de la red. Su ejecución es dificultosa, pues golpearemos muy agachados, y además no debemos dejar fácil la bola a nuestros rivales. Si ésta cayese delante de nosotros o hacia el centro de la pista, intentaríamos jugar profundo y, si es posible, en medio de los contrarios, ganando más tiempo para regresar a nuestra posición. Con bolas anguladas cerca de los alambres, procuraríamos jugar en paralelo para no dejar un lugar abierto en la red, y si la bola quedó muy baja la única opción de tiro será cruzarla cerca del otro alambre.

 

VOLEA ALTA

En este caso, podríamos imprimirle mayor potencia a la bola, ya que la golpearemos por encima de la altura de la red.
Es imprescindible preparar en corto para pegarle bien adelante, jugando así más agresivo al usar el peso del cuerpo detrás de la bola. Tanto es así, que entre las distintas voleas, ésta es la más ofensiva y a la que podemos darle mayor velocidad.
Cuando se decide jugar más fuerte, debe hacerse con contundencia, pero siempre sabiendo hacia dónde vamos a dirigir la bola; de esta manera evitaremos dar un rebote alto que pudiese ser aprovechado por los contrarios.

 

BLOQUEO

Se realiza con las bolas que vienen muy rápidas, que difícilmente pueden atacarse, ante la imposibilidad de usar de forma correcta el cuerpo. Con esa velocidad de bola sólo lograremos colocar la raqueta delante, como si fuera “un escudo” para poder interceptarla.
Este golpe no es complejo en apariencia, pero sí que requiere mucha velocidad de movimiento, así como suficiente firmeza de la muñeca. Se utiliza en gran medida para interceptar las salidas de pared agresivas, golpeándose plano a fin de lograr una mejor firmeza en el tiro.

TÉCNICA (jugador diestro) 

  • Correcta posición de espera: con el cuerpo volcado hacia delante, el peso en la punta de los pies y con la raqueta alta en el medio del cuerpo.
  • Si la bola se dirige a la derecha (volea de drive), comenzamos con un giro de hombros hacia dicho lado. Debido a este movimiento, la pala también irá detrás, con el brazo semi-estirado.
  • Tras la preparación, iniciamos el golpe pasando la pala hacia delante y acompañándola con el peso del cuerpo.
  • El impacto se lleva a cabo delante con la muñeca bien firme
  • En ese momento, la pierna izquierda busca un apoyo delante para equilibrar el cuerpo
Con el objetivo de practicar un buen trabajo de las piernas y cubrir todo nuestro lado de la red, podemos pensar en una V desde nuestra posición que debemos pisar con la pierna contraria al golpe. En la volea de drive, el pie izquierdo busca su apoyo en la línea derecha de la V, para la de revés, el derecho pisa la línea izquierda de la V.
Si lo que buscamos son voleas profundas, la terminación del golpe será larga y el movimiento lo acompañaremos hasta el final.

 

Errores más frecuentes:

  • No partir desde una buena posición de espera.
  • Golpear de frente flexionando el brazo.
  • Mover la muñeca luego del impacto.
  • Preparar la raqueta muy atrás (backswing).
  • No usar las piernas hacia delante.
  • Golpear con la cabeza de la pala hacia abajo.
  • Dejar demasiada distancia entre nuestra cara y la de la raqueta.