Imprimir

El cuadro final del Estrella Damm Sevilla Open Trofeo Air Europa completa el puzzle

on .

El Estrella Damm Sevilla Open Trofeo Air Europa ya conoce a sus últimos inquilinos. Los cuatro últimos pasajes de los dieciseisavos de final ya tienen nombre y apellidos, los del póker de parejas que se ha ganado la gloria de pelear con los mejores jugadores del planeta a partir de mañana.

Oliveira y Tello sellaron su billete tras doblegar en tres apretadísimas mangas a Bergareche-Lebrón. Fue el partido más emocionante de la última ronda de la previa del torneo sevillano. Los vencedores necesitaron emplearse a fondo para meterse en el cuadro con un 6-7, 7-5 y 7-6 que da muestras de la tremenda igualdad que presidió el choque. Oliveira y Tello se medirán mañana a los número uno del mundo, Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin, a partir de las 18.00 horas.

También estarán en los dieciseisavos de final Vázquez e Yribarren, que impusieron su ley, con mucho sufrimiento, ante Silveira Moreno, a los que ganaron en tres actos (7-6, 4-6 y 6-1). Sus rivales en dieciseisavos de final serán Agustín Gómez Silingo y Fede Quiles.

Menos dificultades para clasificarse tuvieron Ruiz y Espejo, que pisaron el acelerador hacia los dieciseisavos de final tras imponerse a Izquierdo-Cattaneo (6-4 y 7-6). En la siguiente ronda se medirán a David Gutiérrez y Gastón Malacalza.

El encuentro que cerró la última jornada de la previa, que tuvo que trasladarse al club La Red 21 como consecuencia de la lluvia, significó la clasificación para dieciseisavos de final de Losada y Alberola, que doblegaron a Gomariz-Gutiérrez en tres sets (1-6, 6-4 y 6-3) y se medirán en la siguiente ronda a Bardasco-Rubio.

Mañana, como es habitual en World Padel Tour, los aficionados podrán entrar de manera gratuita en el pabellón San Pablo para presenciar los dieciseisavos de final del Estrella Damm Sevilla Open Trofeo Air Europa. A partir del jueves, las entradas siguen disponibles en la web y en las propias taquillas del pabellón. El ritmo de venta invita a pensar en un nuevo lleno en un torneo del circuito, lo que da muestras de la enorme expectación que despierta el mejor pádel del planeta en todas las ciudades en las que hace escala.