Imprimir

Las gemelas llegan a La Nucía asentadas en el número uno

on .

Con paso firme y en un excelente estado de forma, las hermanas Sánchez Alayeto llegan al Estrella Damm La Nucía Open con la intención de afianzarse en su recién estrenado número uno. Desde pequeñas se desviven por alcanzar sus sueños en el deporte, pero ha sido el pádel quien les ha devuelto el esfuerzo en forma de recompensa: llegando a la cima unidas dentro y fuera de la pista.

Cuatro finales y tres campeonatos en lo que llevamos de temporada, ¿qué ha cambiado en la preparación de Majo y Mapi para experimentar esta progresión?

Mapi: El año pasado terminamos jugando muy bien y hemos mantenido esa línea en pretemporada. Buscamos seguir haciendo nuestro juego de potencia, pero intentando bajar el número de errores no forzados. Los resultados se están dando y eso es fruto del trabajo bien hecho. Jorge Martínez nos ayudó mucho en este sentido, antes teníamos muy buenos golpes, pero nada más, con él le hemos dado sentido al juego.

Contadnos, ¿cómo comenzasteis en el mundo del pádel?

Majo: Jugábamos al tenis a nivel profesional hasta los 20 años, rondaba el puesto 200 de la WTA y llegué a jugar Roland Garros junior, pero acabamos muy quemadas de raqueta, es un deporte muy sacrificado. Empezamos con el pádel a los 24 cuando trabajábamos en una asociación para personas con discapacidad. Mi hermana vivía en Las Palmas y nos juntábamos únicamente para jugar los torneos… y empezamos a pasar las previas ese mismo año sin ni siquiera entrenar. El año siguiente decidimos irnos a Madrid a prepararnos y es entonces cuando empieza nuestra andadura.

¿Cómo lleváis el hecho de jugar con vuestra hermana como pareja?

Mapi: Al principio peor, en tenis nos costaba muchísimo, casi no jugamos ningún torneo de dobles porque siempre estábamos discutiendo. Aquí empezamos como hobby y no discutíamos, pero una vez nos lo tomamos en serio sí teníamos que controlarnos. Trabajando con nuestra psicóloga lo hemos utilizado como algo beneficioso.

Se habla del revolucionario juego de las gemelas, ¿creéis que el estilo más agresivo se impondrá en el circuito femenino?

Mapi: Si las parejas que van ganando son aquellas que tienen ese tipo de juego, creo que las que vengan por abajo se fijarán para aplicarlo. Si las que ganan son las que emplean más potencia y velocidad, habrá que jugar a eso.

Majo: El año pasado hubo un cambio, el pádel femenino se está volviendo más agresivo. Estamos yendo hacia un pádel más potente.

¿Cuál es la pareja que os lo pone más difícil?

Majo: Entre la uno y la cuatro cualquier partido es duro. Es verdad que en los últimos torneos ante Patty y Eli, y Alejandra e Iciar, hemos acabado con resultados más ajustados, pero depende de los campeonatos. Hay partidos de primeras rondas que también cuestan muchísimo.

Para quien no os conozca, ¿qué os diferencia dentro y fuera de la pista?

Majo: Dentro de la pista, según dicen, yo tengo más ‘mala leche’, es la fama que me he ganado (risas).

Mapi: Majo tiene más carácter, yo soy más tranquila. Fuera de la pista somos muy parecidas, bastante tímidas y calladas, observamos más que hablamos.

¿Cómo es el día a día en vuestra preparación?

Mapi: En cualquier día de entrenamiento hacemos físico por la mañana, una hora aproximadamente, después una hora y media de pádel con Jorge y un día a la semana también trabajamos el aspecto psicológico. Normalmente también damos clase por la tarde, unas dos horas de lunes a miércoles. Con Jorge trabajamos tres días a la semana y con Jordi Riba, nuestro preparador, de lunes a sábado. Los otros días hacemos partidillos. El único día de descanso es el domingo.

Una vez alcanzado el número uno, ¿cuál es vuestro próximo objetivo en el mundo del pádel?

Majo: El objetivo es trabajar día a día y confiar en nuestro trabajo siguiendo los consejos y el apoyo de nuestro equipo. Tenemos la suerte de contar con buenas personas y buenos profesionales que nos ayudan, y hay que confiar en lo que estamos haciendo. Mantener el número uno sería lo mejor, pero sabemos que es algo circunstancial ya que el ranking está cambiando mucho esta temporada. Eso sí, ahora que lo hemos alcanzado vamos a intentar luchar para mantenernos ahí.

Para terminar, ¿alguna anécdota confesable por eso de ser gemelas y pareja dentro de la pista?

Majo: En el Mundial de 2010, el seleccionador nacional dijo que jugaría Mapi con otra pareja y me metí yo a calentar para ver si nos conocía, pero nada… después me tuve que salir porque sino nos metíamos en un lío (risas).