Imprimir

Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin explican los motivos de su separación

on .

La mejor pareja en la historia del pádel ha decidido poner fin a una carrera conjunta tras más de 12 años de éxitos ininterrumpidos. Años en los que el mundo del pádel se ha rendido ante la supremacía de Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin, leyendas vivas de este deporte que a partir de 2015 verán separados sus caminos profesionales.

La decisión.

Fernando Belasteguin: “Hubo indicios de desgaste que nos hicieron tomar la decisión, pero tuvimos claro que no queríamos ni merecíamos acabar mal, como otras tantas parejas”.

Juan Martín Díaz: “Lo hemos dado todo como pareja y antes de que se tuerzan las cosas es mejor dar un paso al costado. Acabaremos juntos este año, pero sobre todo queremos que prevalezca la buena cordialidad que tenemos dentro y fuera de la pista. Será nuestra última temporada a pesar de que teníamos previsto jugar juntos otro año más”.

Trece años siendo los mejores.

F.B: “Se trata de algo lindo que disfrutaremos el día de mañana”.

J.M.D: “Significa muchas cosas. Primero haber tenido la suerte de habernos encontrado, que nos respetaran las lesiones, de entrenar con ganas y rodearnos de buena gente”.

Sus inicios.

F.B: “Cuando me llamó Juan a finales del 2001 para jugar con él no lo dudé ni un minuto, me llamaba el mejor jugador del mundo para ser su compañero”.

J.M.D: “Fui yo quien le dije de jugar. Era un todoterreno con mucha ambición y ganas. Un tipo que no daba ninguna pelota por perdida y que cuando yo jugaba con Bebe Auguste  me ganó por lo menos ocho veces. Vi que podía ser un buen compañero y por suerte salió bien”.

Evolución como pareja.

F.B: “A nivel profesional hemos ido evolucionando sin parar, y a nivel personal hemos vivido etapas fantásticas, la mejor, el nacimiento de nuestros hijos”.

J.M.D: “A pesar de los rumores de que nos llevábamos mal, hemos tenido una relación ejemplar de dos personas que comparten trabajo, que se aprecian, porque es imposible no hacerlo después de 13 años. Es una relación espectacular y práctica”.

Valoración de su trayectoria.

F.B: “Es algo que valoraremos dentro de unos años, aunque viendo la reacción de la gente nos damos cuenta que hemos hecho las cosas bien”.

J.M.D: “Dentro de mucho tiempo, cuando no juguemos juntos lo haremos. Ahora seguimos con la vorágine de seguir dejándonos la piel en cada torneo como si fuera el primero. Después de tanto tiempo, y de los roces normales, lo que ves son los defectos del otro. Con el tiempo veremos las grandes virtudes y valoraremos todo lo que hemos hecho”.

El momento más dulce… y el más amargo.

F.B: “Todos los momentos son lecciones, los buenos y sobre todo, los malos. Me quedo con todo, desde el primero hasta el último día que juegue con Juan”.

J.M.D: “No soy de quedarme con un solo triunfo. La regularidad y el dar igual el rival y la ronda, las ganas de levantar un partido, de seguir queriendo ganar a pesar de tantos años de triunfos. Momentos amargos hubo pocos y siempre los supimos levantar. Alguna lesión y nada más”.

El futuro del circuito tras la decisión.

F.B: “No lo sé, lo único que puedo asegurar es que esto nos hará disfrutar de cada torneo al máximo”.

J.M.D: “Le va a venir muy bien la mezcla de parejas. Habrá gente nueva ganando torneos y creo que eso beneficiará a todo el pádel profesional”.

El devenir.

F.B: “A nivel profesional, seguir siendo competitivos los dos con los compañeros que podamos conseguir, y a nivel personal, que sigamos siendo felices, eso es lo más importante”.

J.M.D: “Ahora mismo tenemos que pensar en que nos quedan estos últimos meses juntos. Somos lo bastante inteligentes para saber que el año sigue y hay que seguir haciéndolo igual. De cara al futuro esperaré a ver qué pasa y ver qué oportunidades se presentan como compañeros”.