Imprimir

Juan y Bela ya tienen la “décima”

on .


Da lo mismo el lugar, la pista, el clima o la hora. Para ellos no hay factores adversos, para ellos lo único que vale es GANAR. Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin cosecharon en Lisboa un título más, el número 161 de su trayectoria en pareja, el décimo de esta temporada, el sexto consecutivo. Conservan además un invicto de 30 partidos y solamente han perdido 3 en los trece torneos que han disputado. Números y más números de estos líderes “insaciables” del pádel mundial.

 

 

Nuevamente se hicieron con la final ante sus “archiconocidos” Juani Mieres y Pablo Lima. En cuatro sets (6/3, 2/6, 6/3 y 6/4) en poco más de 2 horas y 20 minutos de juego. Era la novena vez que estaban frente a frente este año y tras el gran torneo que habían realizado los número 2 se podía esperar la campanada. Pero quedó demostrado una vez más que los domingos es el día de Juan y Bela.

El público, que en gran número se dio cita en el Lisboa Racket Center, tenía clara su preferencia. La mayor parte se volcó con el brasileño Lima, pero al final acabó rindiéndose ante la calidad y el buen juego de los número 1.

A poco de comenzar, en el cuarto juego del primer set, llegó el primer break. Rotura al saque de Juani, consolidación y ventaja de 4-1 en el marcador que resultó insalvable, porque además Juani y Pablo no dispusieron de ningúna oportunidad de break en este primer acto.

Sin embargo el panorama cambió radicalmente en el segundo set. Lima y Mieres parecieron descargar toda la bronca en cada golpe, Rompieron en blanco el servicio de Juan Martín en el segundo juego, consolidaron otra vez en blanco con su servicio y llegaron a tener una bola de break para el 4-0.

Sufrieron en el quinto juego, cuando salvaron hasta cinco bolas de break. Un cambio importante de actitud, jugando con más tensión, no dejando acercarse a la red a sus rivales y por ahí encontraron la tranquilidad los príncipes, para con un nuevo break en el octavo juego hacerse con el set.

Había final y los espectadores lo agradecían. Transcurrieron apenas 66 minutos y ya estaba en marcha el tercer set, que fue muy igualado hasta el sexto juego. Ya en el séptimo llegó la rotura, deportiva y mental de Juani y Pablo, que incurrieron en algunos fallos y dejaron que sus adversarios volvieran a tomar las riendas del partido. Tres juego seguidos para los número 1, con un despliegue impresionante de Bela, que defendió muy bien y manejó la bola a su antojo, como suele ser habitual.

Nos íbamos al cuarto set, y era un volver a empezar para Lima-Mieres. Fue, sin lugar a dudas, el mejor set de la final. Lo tuvo todo, espectacularidad, entrega y mucho nervio.

Los número 1 salvaron dos bolas de break en el primer juego, desaprovecharon una oportunidad de ventaja en el segundo, sufrieron la rotura en el tercero y se recuperaron en el cuarto. Locura total en las gradas y mucha tensión en la “cajita de cristal”.

Tras ese intenso intercambio de “golpes”, bajaron un poco las revoluciones, a la espera de dar el “zarpazo” final. Juan y Bela ganaron su servicio en blanco en el noveno juego. Con 5-4 a su favor y tras el descanso, tenían al resto la primera oportunidad de título… y no perdonaron.

Break, grito de Bela, abrazo con Juan, foto con los trofeos, firma de autógrafos y adiós Lisboa. Los portugueses ya pueden decir que tuvieron el privilegio de ver jugar a Juan y Bela.

Escrito por: Oscar Solé