Imprimir

Bofetada a la historia...

on .


Germán Tamame y Alvaro Cepero han dado una “bofetada” a la historia del pádel. Se han convertido en la primera pareja en derrotar a los número 1 del mundo en dieciseisavos de final. En sus doce años de trayectoria juntos, Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin nunca habían caído en una primera ronda. Por eso, el 26 de junio de 2013, será una fecha inolvidable para el pádel y para ellos… Germán Tamame y Alvaro Cepero.

Solamente han ganado un partido de dieciseisavos de final, como otras quince parejas, pero este es uno por demás especial. Llegaban al “A Coruña International Open” con la “cruz” que les había deparado el sorteo de enfrentarse en la primera jornada a Juan y Bela. Además, era la cuarta vez que lo hacían esta temporada, en los seis torneos disputados hasta el momento.

 

 

Cepero y Tamame aterrizaban en tierras gallegas con ilusión pero sin muchas esperanzas, vamos a ser honestos, porque tenían enfrente a los rivales más temidos, a los que habían perdido recién el pasado domingo su primer partido del año. Por eso, como dijo el propio Germán, en la maleta solo traía “un par de medias, una muda de ropa y el billete de vuelta reservado para mañana”. Es la dura realidad, la que viven varios de los jugadores cuando al ver el cuadro la semana anterior se encuentran con que en el primer encuentro tienen enfrente a estos dos monstruos.

En Sevilla, en el segundo torneo de la era World Padel Tour, también el sorteo les había dado la “suerte” de enfrentarse a Juan y Bela en primera ronda. En aquella ocasión, el 8 de mayo, los tuvieron contra las cuerdas. Tras ganar el primer set en el tie break, Germán y Alvaro dispusieron de la gran oportunidad de liquidarles en el tie break del segundo set, pero finalmente acabaron cayendo en el tercero. Se lamentaron, se “calentaron” y no lograban creerse lo cerca que estuvieron de dar “el golpe”.

Hoy, apenas 49 días después, se tomaron la revancha. Volvieron a ganar el primer set pero con más claridad. Llegaron a estar 5-1 arriba ante la fría y descreída mirada de los pocos espectadores que estaban en Riazor. Cuando cayeron 6/3 en el segundo y arrancaron con break abajo en el tercero, parecía que todo había vuelto a la normalidad, a lo que suele ocurrir cuando los número 1 están en pista. Con la consolidación y el 2-0 alguno incluso se aventuró a decir… “esto acaba en un rosco”.

Pero estamos en Galicia y vamos a tener que creer en las famosas “meigas”. El partido dio un giro espectacular, para ello colaboraron un Tamame espectacular y un Cepero incansable y luchador. Recuperaron el break en el quinto juego al servicio de Bela y volvieron a romperle el saque en el definitivo noveno juego. El silencio invadió aún más Riazor, y apenas un grupito de seguidores del jugador gaditano que estaban en la tribuna comenzaron a celebrar. Ellos gritaron y se abrazaron, se sacaron más de una docena de fotos delante del marcador y aún estarán despiertos recordando el partidazo y el triunfo histórico que acaban de conseguir.

En el otro banquillo, Juan y Bela, sin mucho dramatismo, felicitando a sus rivales, reconociendo el excelente partido y sin ganas ni tiempo como para analizar lo ocurrido. Una sensación similar habían vivido hace 3 años, el 30 de abril de 2010, en el primer torneo de la temporada en Ciudad Real, ante Gustavo Pratto y Maxi Sánchez, cuando cayeron en octavos de final. Después de ese partido hasta se plantearon separarse, como lo reconoció el propio Juan Martín en una entrevista en diario Marca.

Pero hoy la situación es muy diferente. Aunque es también la primera vez que pierden dos partidos de forma consecutiva, el hecho de haber ganado cuatro torneos consecutivos quita dramatismo y preocupación a este “desliz” en tierras gallegas.

El final es para ellos, para los héroes de la noche, Germán Tamame y Alvaro Cepero, que mañana acapararán todos los titulares, pero que deben mirar hacia adelante porque tienen ante sí la gran oportunidad de seguir haciendo historia en A Coruña.

Escrito por: Oscar Solé